Los esteroides anabólicos y sus efectos secundarios

Los esteroides anabólicos y sus efectos secundarios

Como es costumbre para la mayoría de atletas, los efectos secundarios del uso de los esteroides anabólicos parecen ser mínimos. Incluso en aquellos que utilizan grandes dosis durante periodos prolongados de tiempo, la evidencia clínica muestra que cualquiera de los efectos secundarios a corto plazo son mayormente reversibles. Así como, algunos de los efectos secundarios más serios tales como la toxicidad hepática y un incremento de colesterol en la sangre.

Pueden ser minimizados con una vigilancia apropiada., Desafortunadamente el uso de los esteroides anabólicos por algunos individuos sensibles a estos compuestos, y en otros que utilizan grandes dosis durante periodos prolongados de tiempo. Puede resultar en efectos secundarios significantes a corto o a largo plazo. Casi todo el mundo es consciente de los problemas del hígado incluyendo el cáncer que puede resultar del uso de los esteroides anabólicos.

Los efectos secundarios cardiovasculares potencialmente serios a largo término pueden resultar de los cambios no tratados en el colesterol en la sangre. Las enfermedades cardíacas incluyendo el infarto de miocardio han sido observadas ocasionalmente en atletas utilizando esteroides anabólicos, aunque la parte jugada por los esteroides anabólicos en estos desórdenes tiene alguna controversia. Para comprender completamente las implicaciones del uso de los esteroides a largo plazo. Necesitamos estudios más exactos y controlados a largo término. Hasta entonces nos quedamos con algunos hechos y un montón de adivinanzas y suposiciones.

Efectos secundarios

En general los efectos secundarios de los esteroides anabólicos pueden ser separados en dos grupos. Un grupo consiste en los efectos secundarios que son una exageración de las propiedades farmacológicas esperadas de los esteroides anabólicos. Los efectos secundarios potenciales relacionados hormonalmente en los hombres con los esteroides anabólicos incluyen la ginecomastia, retención de líquidos. Acné. Cambios en la libido, oligospermia y aumento de la agresividad.

En las mujeres aparece normalmente la amenorrea y otras irregularidades menstruales. Además existe una posibilidad de efectos virilizantes del uso de los esteroides anabólicos. Algunos de estos efectos. Tal como la tosquedad y eventualmente la voz más ronca, el hirsutismo. Modelo de calvicie masculina, reducción del tamaño del pecho. ‘el agrandamiento del clítoris, pueden o no ser parcialmente reversibles por la descontinuación de los esteroides anabólicos si es necesario el uso de los antagonistas de andrógenos como la ciproterona acetato.

En la mayoría de hombres, sin embargo, una vez los esteroides anabólicos son interrumpidos, los parámetros hormonales invariablemente vuelven a la normalidad, excepto quizás en aquellos atletas que han utilizado grandes cantidades de esteroides anabólicos por períodos prolongados de tiempo. En algunos de estos atletas la testosterona en la sangre puede quedar reducida durante varias semanas hasta varios meses —secundario a la atrofia testicular a la refractividad del eje hipotalámico-pituitario-testicular. Ocasionalmente la testosterona en la sangre no vuelve a la normalidad. Y es necesaria una terapia de reemplazamiento a largo plazo. El otro grupo de efectos secundarios son aquellos que no son normalmente pensados como relacionados a las propiedades de estos compuestos bien sean anabólicas o androgénicas. Estos efectos secundarios, si bien controvertidos en cuanto al papel que los esteroides anabólicos tienen en su génesis y desarrollo, resultan en más que cambios simplemente cosméticos, e incluyen cambios en el colesterol en la sangre, enfermedades cardiovasculares, cáncer prostático, disfunción de los riñones, desequilibrio en el metabolismo de los carbohidratos, trastornos emocionales. incidencia incrementada de las lesiones musculoesqueletales. accidentes cerebrovasculares, y disfunciones hepáticas (con ejemplos raros de cirroris hepática), carcinoma hepatocelular y hepatitis peliosis. Este segundo grupo de efectos secundarios, si bien representan una seria amenaza para el atleta, han sido a menudo mal representados sensacionalizados en los medios de comunicación y algo en la literatura científica. Como observaba anteriormente necesitamos estudios a largo término mejor controlados para determinar con exactitud el riesgo implicado en el uso prolongado de los esteroides anabólicos.

Para poner estos efectos secundarios potencialmente peligrosos para la salud en perspectiva, es interesante comparar los efectos secundarios de los esteroides anabólicos con los efectos secundarios de los contraceptivos orales, especialmente antes de 1980 cuando se utilizaban grandes dosis de hormonas.

En general, los efectos secundarios de utilizar dosis bajas a moderadas de esteroides anabólicos son comparables a aquellos observados en las mujeres utilizando contraceptivos orales.

Una investigación de la literatura reciente muestra que el uso de contraceptivos orales esta asociado con efectos secundarios similares, tales como la enfermedad hepática, incluyendo adenomas hepáticos celulares y cáncer de hígado 4’ 5,6 y cambios en el colesterol en la sangre. Incluso la hepatitis peliosis, descrita primariamente en pacientes medicándose con esteroides androgénicos y pacientes con tuberculosis, ha sido recientemente mencionada como una posible complicación del uso a largo plazo de los contraceptivos orales. También podemos separar los efectos secundarios en las consecuencias a largo y corto plazo de utilizar esteroides anabólicos. Mientras que muchas de las consecuencias a corto término están clínicamente claras (especialmente aquellas que resultan en cambios de las características sexuales secundarías en las mujeres, y en la feminización del varón) las consecuencias a largo término son más engañosas. Existe alguna especulación de que el uso crónico de los esteroides anabólicos puede, en aquellos propensos genéticamente. causar cirrosis hepática, hepatitis peliosis, hepatoma primario. arterosclerosis y enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer prostático, ydaños vasculares cerebrales.

No existe, sin embargo. ninguna evidencia clínica o experimental que muestre que el uso de los esteroides anabólicos por los atletas sanos tenga ningún efecto sobre la longevidad, o que el uso prolongado conduzca a enfernied des de los varios órganos y sistemas mencionados anteriormente.

Sin embargo. el cambio de conducta en el uso de los esteroides anabólicos durante la última década —los esteroides anabólicos están siendo usados mas ampliamente, en dosis más altas y por periodos más prolongados de tiempo— pueden aún revelar problemas más severos a largo plazo que pueden aclarar algo de las consecuencias a largo plazo del uso de los esteroides anabólicos.

No obstante, aunque la incidencia de cualquier residuo perjudicial del uso de los esteroides anabólicos puede ser baja, existen formas de reducir la severidad y la incidencia de los efectos secundarios.

Posibles efectos beneficiosos

Mientras la literatura globalmente se ocupa de los reales y potenciales efectos secundarios del uso de los esteroides anabólicos. los posibles efectos beneficiosos del uso de los esteroides anabólicos raramente son mencionados. Como la píldora de contracepción en la mujer, es posible que el uso de los esteroides anabólicos pueda de hecho tener algunos efectos secundarios beneficiosos. Existe también la posibilidad, como en el caso de la medicación para el control de natalidad y sus efectos beneficiosos sobre la incidencia del cáncer endométrico y de los ovarios, que el uso de los esteroides anabólicos pueda actuar como un disuasor de ciertos tipos de cáncer, tal como el cáncer testicular.

Además los esteroides anabólicos tienen varios usos terapéuticos. aparte de la terapia de reemplazamiento, y la diagnosis y tratamiento de la deficiencia de hormona del crecimiento (GHD). deficiencia aislada de gonadotropina y pubertad constitucional retrasada 9. Por ejemplo la nandrolona (Durabolin, Deca-Durabolin) puede ser uno de los agentes más efectivos para la osteoporosis post menopáusica. Además los esteroides anabólicos. a causa de su acción fibronolítica, pueden paradójicamente ser de utilidad para el tratamiento de varias enfermedades trombo-embólicas incluyendo la enfermedad coronaria arterial y la paraplejia.

Irónicamente (ya que el mal funcionamiento del hígado las enfermedades cardiovasculares son los efectos secundarios más importantes del uso de los esteroides anabólicos) puede haber incluso algún uso terapéutico para los esteroides anabólicos en la enfermedad alcohólica del hígado’°, y algunas formas de enfermedades cardiovasculares”.

Tratando con los efectos secundarios

Si bien existen muchas posibles consecuencias del uso de los esteroides anabólicos a largo y a corto plazo, la mayoría de estos efectos secundarios pueden ser minimizados por el uso juicioso de. o si es necesario la interrupción de. el/los compuesto/s. Además se pueden tomar otras medidas para mitigar o eliminar los potenciales efectos secundarios y sus consecuencias. Los riesgos en general asociados con el uso de los esteroides anabólicos no son tan grandes como las federaciones deportivas y los medios de comunicación quieren hacer que creamos. En los hombres, la mayoría de los estudios realizados hasta ahora muestran una reversibilidad de cualquier efecto secundario yla vuelta a la función testicular normal y la cantidad de esperma dentro de los tres a los seis meses (dependiendo de la duración, tipos y dosis utilizados —verJ.-rior) de interrumpir el uso de los esteroides.

Muchos de los atletas que utilizan dosis más altas de dos o más esteroides anabólicos, durante periodos prolongados de tiempo reconocen los riesgos implicados con el uso, de los esteroides anabólicos. Estos altelas, bien sea bajo supervisión médica o no. a menudo utilizan métodos y fármacos para contrarrestar o anular estos efectos secundarios’2. Desafortunadamente pocos atletas tienen el beneficio del cuidado y seguimiento médico apropiado.

Evitando los efectos secundarios

Los atletas en general son conscientes de muchos de los efectos secundarios asociados con el uso de los esteroides anabólicos a menudo utilizan otros fármacos o suplementos para contrarrestar o disminuir su severidad. Por ejemplo el tamoxifeno (Nolvadex) es utilizado por los atletas masculinos para reducir los efectos estrogénicos de la testosterona y algunos de los esteroides anabólicos que aromatizan. Las mujeres intentan contrarrestar los efectos masculinizan tes al utilizar los compuestos menos androgénicos y utilizando pastillas contraceptivas con alto efecto estrogénico y bajo efecto progestacional (utilizando contraceptivos orales en los cuales el componente progestacional tiene PR0PIEDADES mínimas androgénicas).

Las vitaminas y el colesterol

Existen varios suplementos y fármacos útiles para bajar el colesterol. Se ha descubierto que las vitaminas juegan un papel esencial en las reacciones del metabolismo lípido y su presencia es por lo tanto absolutamente necesaria para que estas reacciones ocurran 197. El ácido pantoténico, la niacina y la riboflavina al transformarse en coenzimas están implicadas en las síntesis de los ácidos grasos y en las reacciones de oxidación. Otras vitaminas, como la vitamina B12, el ácido fólico, la vitamina C, y los ácidos grasos esenciales influencian el metabolismo lípido con mecanismos diferentes. La coenzima B12 y la coenzima Flato aportan para equilibrar. mediante la síntesis de metionina, la fusión de metílicos radicales necesarios para la biosíntesis fosfolípida. Mediante su implicación en la cadena respiratoria microsomática, la vitamina C promueve la transformación del colesterol en ácidos bílicos. Los ácidos grasos esenciales, principalmente el ácido linoleico. están directamente conectados con el transporte del colesterol y la disminución del colesterol en el plasma. Es posible que algunos desequilibrios del metabolismo lípido puedan ser debidos a la hipovitaminosis primaria y secundaria.

Comportamiento psicologico por el uso de los esteroides anabólicos

No existe duda alguna de que algunos atletas están más agresivos y quizás más irritables cuando toman esteroides anabólicos. La mayoría de atletas simplemente se sienten más motivados hacia ambos, el entreno y la competición. Es probable que la motivación incrementada y la agresividad que los atletas experimentan mientras toman esteroides anabólicos sean responsables en parte de sus efectos anabólicos. Mientras toman esteroides anabólicos el enfoque del atleta es más positivo y el o ella puede entrenar más duro. En algunos esta agresividad e irritabilidad puede ser excesiva, junto con un desequilibrio de personalidad puede conducir a desequilibrios emocionales e incluso a la violencia.

Pero todos los informes tienen poca validez científica ya que es imposible saber si el desequilibrio emocional fue un resultado de los esteroides anabólicos, o el resultado de otros factores desconocidos. Uno no puede simplemente afirmar que porque un desequilibrio psicótico aparece en un atleta que toma esteroides anabólicos, el desequilibrio sea causado por el uso ji de los esteroides anabólicos. Innumerable cantidad de personas tienen desequilibrios psicóticos y muy pocos de ellos toman esteroides anabólicos.

El cerebro: Dos partes distintas

Para fijar adecuadamente los efectos psicológicos de los esteroides anabólicos tienen que ser considerados muchos factores. Bajo un punto de vista de alguna forma simplístico, el cerebro humano puede ser considerado que se compone de dos partes distintas. Una parte puede ser considerada como el cerebro ancestral limbico, albergando aquellos instintos y emociones que fueron parte de nuestros antecesores reptiles y mamíferos. Esta región del cerebro alberga los circuitos de nuestra conducta instintiva y es el responsable de nuestros estados emocionales de agresión, ira y miedo, nuestras ansias de comida y agua ynuestro deseo sexual.

Con esta parte de nuestro cerebro reaccionamos instintivamente ante las amenazas que percibimos, para asegurar nuestra supervivencia bajo condiciones hostiles. Estos sentimientos primitivos va no son a menudo apropiados para nuestro tiempo.

La otra parte de nuestro cerebro, la corteza cerebral. es nuestro centro de razón inteligente y controla ordinariamente nuestra conducta instintiva Podemos por lo tanto controlar nuestros deseos de comer, dormir, luchar y tener relaciones sexuales. Pero ocasionalmente la razón no es lo suficientemente fuerte y nuestras emociones toman el mando. En los momentos donde la supervivencia es un factor. Nuestras acciones son a menudo dictadas por nuestros instintos.

En los atletas de competencia (estrés extremo del entreno y la competición. emparejado quizás con unas esperanzas irreales de lo que uno debería ser capaz de conseguir, pueden a menudo ser suficientes para ex / traer más sentimientos primitivos y conducir a los desequilibrios / emocionales y psicológicos. Por consiguiente, a pesar de que se puede argumentar que las hormonas, especialmente la testosterona, tienen un efecto sobre el cerebro primitivo, y por lo tanto pueden conducir a desequilibrios psicológicos, no existe evidencia de que esto sea así. Nuestra conducta racional, o la falta de ella, es mucho más complicado que simplemente el nivel de nuestra testosterona en la sangre.

También se piensa que los esteroides anabólicos crean adicción psicológica y resultan en síntomas de abstinencia cuando son abandonados. En mi investigación sólo aquellos atletas que tienen una disfunción residual en el eje hipotalámico-pituitario-testicular después de la interrupción de los esteroides anabólicos. Y que por lo tanto tienen niveles deficientes de testosterona en la sangre. Sufren algún tipo de efecto secundario emocional significante después de la interrupción de la testosterona o de los esteroides anabólicos.

Estos efectos secundarios, principalmente el cansancio, la depresión, la disminución de apetencia sexual, y algún grado de impotencia (tal vez acompañada por una tendencia hacia los rasgos del cuerpo femenino, incluyendo la ginecomastia) son observados comúnmente con niveles bajos de testosterona en la sangre normalmente secundaria al hipogonadismo —bien sea primario o secundario al estrés, los fármacos o la enfermedad4.— Por lo tanto, pienso que estos atletas que sufren síntomas después de abandonar el uso de los esteroides anabólicos no son adictos a los esteroides anabólicos (a pesar de que hay quienes piensan de otro modo215). Ya que sus síntomas son debidos a la interrupción del eje hipotalámico-pituitárico-testicular y quizás también a una acompañante disfunción testicular resultante en una esteroidogénesis deficiente testicular, siendo el resultado final un nivel bajo de testosterona en la sangre.

Una vez la testosterona en la sangre vuelve a su nivel normal, la mayoría de estos casos están tan equilibrados y emocionalmente estables como lo estaban antes del uso de los esteroides anabólicos.

En algunos atletas, tal vez a causa de las presiones sociales e inadecuado sentido de ellos mismos, sus sentimientos de autoestima son dependientes de su auto-concepto físico, lo cual en consecuencia puede convertirlos en dependientes del uso de los esteroides anabólicos. Esta alimentación del ego, y no los efectos psicoactivos de los esteroides anabólicos, puede ser la razón del uso a largo plazo de los esteroides anabólicos por atletas recreacionales. Y algunos atletas de competición incluso después de haberse retirado de la competición.


Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *