¿Quieres ser gordo? No duermas

02. Septiembre 2016 NUTRICIÓN 0
¿Quieres ser gordo? No duermas

Investigaciones revelan la relación entre dormir poco y la ganancia de peso entre los niños debido a un desajuste hormonal.

Surge un nuevo factor por considerar cuando se trata de la prevención de la cada vez más extendida obesidad infantil: las horas de sueño. Según un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Chicago (EE.UU.) y publicado en “Annals of Internal Medicine”, la cantidad de sueño condiciona el nivel de dos hormonas: la leptina y la grelina. En personas que duermen poco se ha encontrado que disminuyen los niveles de leptina (relacionada con la supresión del apetito) y aumenta la grelina (que provoca la sensación de hambre). ¿Resultado? A menos horas de sueño, más hambre. Y no sólo eso, la investigación también arroja que el apetito aumentó 23% en la población estudiada y la tendencia fue a ingerir comidas con alto contenido de carbohidratos, como pan y pasta.

Al respecto, el doctor Darwin Vizcarra, especialista en trastornos del sueño, explica que al dormir se produce un ajuste metabólico que, entre otras cosas, modula el balance entre estas sustancias (hormonas responsables de la sensación de hambre y saciedad).

Y si no se duerme bien o se duerme poco, estas hormonas no pueden interactuar adecuadamente y producir la sensación de saciedad. “En los niños esta situación es más crítica porque interviene además la hormona del crecimiento (al dormir, ésta se activa). Entonces, los niños que no duermen bien no sólo son más gorditos, también más bajos”, agrega el doctor Vizcarra.

A considerar:

  • Al dormir menos, los chicos tienen menos energía al día siguiente y dedican menos tiempo a la actividad física. ¿Consecuencia? Más niños gorditos.
  • Es importante que, durante el día, los niños practiquen deportes y pasen menos tiempo frente al televisor o la computadora. Y, durante la noche, deben dormir sus ocho horas para activar la hormona del crecimiento. Al dormir, ésta se activa. Entonces, los niños que no duermen bien no sólo son más gorditos, también más bajos. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *